El Animal Inconforme. El Hombre y El Metal

¿Cómo evitar la oxidación en la herrería?
noviembre 21, 2019
Propiedades de los Metales
diciembre 9, 2019

El Animal Inconforme. El Hombre y El Metal

El hombre es la especie inconforme por excelencia y es que, si de atributos físicos hablamos, la naturaleza realmente nos quedó a deber, fuimos echados al mundo sin una piel gruesa y resistente a los ataques de las fieras, sin garras para luchar y sin un buen par de colmillos que al menos nos dieran un aspecto feroz, así, inconforme con la condición de presa vulnerable, el hombre decidió sacar provecho del mejor atributo que la naturaleza le había dado y puso a trabajar el cerebro para hacerse de las herramientas necesarias para cambiar su medio y su posición en el juego.

Las primeras herramientas humanas se construyeron con lo que más a mano quedaba: piedras, palos, huesos, etc., hasta qué algunos, es su afán de distinguirse, decidieron adornarse con piedritas brillantes y coloridas así, al extraerlas, labrarlas y exponerlas al calor, accidentalmente descubrieron las propiedades de los metales que venían amalgamados a ellas.

Primero se utilizaron los metales nativos es decir los que se pueden encontrar en la naturaleza en estado puro, como el cobre, el oro, la plata y el hierro de los meteoritos, los objetos más antiguos de metal se han encontrado en Irán y Turquía, datan de hace siete u ocho mil años antes de Cristo y son de cobre. Lo curioso es que muchos de estos objetos eran adornos corporales. Con el oro, también se fabricaron ornamentos martillando las pepitas que se podían encontrar directamente en los lechos de los ríos.

Cobre nativo

La metalurgia como tal, comenzaría entre los milenios IV y III A.C., con la  edad del cobre (calcolitico), aquí ya no solo se recoge el metal que se encuentra a la mano, sino que se extrae de las entrañas de la tierra, es decir, comienza la minería, y se funde al calor para producir hojas de hachas, puntas de flecha y azadones de dureza superior a la que proveían sus antecesores de madera o piedra, en este punto, el metal significaría una ventaja en la domesticación de los animales y la agricultura.

Fue así como nació una relación indisoluble entre el hombre y el metal que perduraría hasta nuestros días, y todo comenzó por una sana inconformidad con nuestra condición biológica.

Como dato curioso se puede mencionar que algunas civilizaciones americanas desarrollaron la orfebrería labrando piezas de oro y plata ornamentales, más la metalurgia y la herrería llegarían con la conquista española.

Hoy en día nuestros usos del metal superan por mucho lo utilitario, ejemplo en Herrería y Forja Artística Mendieta elaboramos piezas resistentes y de acabados perfectos que destacan por su belleza dotando a los espacios de singularidad y elegancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat